¿Por qué aquellos que trabajan en RSE son los mejores líderes?

Por Kenya Giovanini Fuente Epoknews

Los mejores líderes han encontrado en la RSE su mejor escuela, ¿por qué? Toma nota.

Una empresa puede tener a los mejores talentos dentro de su plantilla operativa e incluso contar con las iniciativas que refuercen su compromiso a nivel social ambiental y corporativo, no obstante, todo este esfuerzo puede ser opacado y desaprovechado si no se tiene al personal adecuado para gestionar de manera adecuada a la empresa.

Todo buen líder inició siendo un jefe. El mejor ejemplo de ello fue Bill Gates, quien con el tiempo aprendió una valiosa lección sobre aprender a confiar en sus colaboradores, y aunque pocos lo admitan, no es fácil gestionar a un equipo de trabajo… y mucho menos lo es cuando se es el responsable del área de RSE y hay que impregnar la empresa de esta cultura.

¿La RSE fomenta el liderazgo y el talento?

Hay un dicho muy importante que todo líder responsable debería aprender:

“Dime y lo olvidaré. Muéstrame y lo recordaré. Involúcrame y lo entenderé”.

La academia de Recursos Humanos del portal Humanresources comparte que para ser un mejor líder, la RSE es un tema esencial, pero además existen ciertas habilidades que se deben desarrollar.

1-. Una nueva forma de pensar y actuar

Los diferentes problemas globales son complejos y difíciles de resolver. Muchos piensan que la principal solución a la pobreza es la educación y crean muchas organizaciones que solo proponen iniciativas a favor de esta en comunidades vulnerables sin detenerse a mirar el resto de los factores como la falta de alimento o techo que también influyen a que la pobreza crezca.

La RSE busca abordar y solucionar este tipo de conflictos con propuestas holísticas que mejoren el entorno y la calidad de vida de todos los involucrados, sin embargo, para hallar una solución efectiva, se necesita tener una mentalidad basada en usuario, una habilidad que muy pocos desarrollan.

Los líderes de RSE dentro de una compañía deben aprender a establecer vínculos entre la empresa y los diferentes grupos de interés, diseñando estrategias que aprovechen las ventajas empresariales para generar iniciativas de impacto y no asistencialistas.

La responsabilidad social tiene que ir más allá de una simple reforestación o una campaña a favor del empoderamiento femenino, debe generar cambio a través de las propias operaciones de la compañía. Solo aquellos que entienden el concepto y trabajan una inteligencia empática son capaces de lograrlo… lo que nos lleva al segundo punto…

2-. Empatía y compasión por la comunidad

Un gran porcentaje de los colaboradores comparte que es mucho mejor trabajar para un líder que no sólo es visionario y estratégico, sino también cuidadoso y compasivo.

Los mejores talentos operativos, hoy en día, son los millennials, una generación que busca incorporarse a empresas comprometidas con su entorno y con sus colaboradores. Esta generación no es proclive a quedarse muchos años en un solo lugar y menos si este no demuestra un compromiso social que le incluyan, por supuesto.

Un líder de RSE en una compañía suele ser empático y tiene valor moral, cualidades que hacen más sencillo el proceso de cultivar una identidad corporativa y un ambiente de trabajo que les interese a todos los stakeholders, incluyendo a los colaboradores.

3-. Valor compartido y una mejor rentabilidad

El valor compartido y la participación adecuada de los grupos de interés contribuyen a la rentabilidad de una compañía.

Estar al frente de la agenda de RSE permite fomentar la creación de una estrategia de valor con proyectos de triple línea de resultados pero también en impulsar a través de diferentes iniciativas, la productividad de los colaboradores.

Muchas empresas aún no comprendan que gestionar y cuidar a sus talentos es una de las actividades más importantes y con mayor rentabilidad. Los líderes de las áreas de RSE tienen claro este concepto.

Aunque en diversas ocasiones se ha reconocido que quienes dirigen áreas de RSE son los mejores líderes, existen tres claves que los altos directivos o CEOs pueden abordar con éxito para evolucionar.

Cómo ser un mejor líder?

De acuerdo con Kevin Xu, CEO de MEBO International, compañía de gestión de propiedad intelectual en Beijing, para los líderes empresariales dejar su propia marca es importante, sin embargo, ser un verdadero líder va más allá de firmar la nómina.

¿Cómo convertirse en un líder ejemplar?, ¿cómo inspirar a los colaboradores?

1-. Comparte
Los líderes deben compartir, relatar historias y casos de éxito que inspiren a sus colaboradores; ellos se verán más motivados si trabajan dentro de un ambiente donde la confianza es lo primordial.

Un ejemplo de ello es APIs Mobilize, una organización sin fines de lucro, que se centra en educar y cultivar el liderazgo en comunidades de Asia y el Pacífico. Su fundador, es particularmente bueno en compartir con sus colaboradores sus propias experiencias y casos de éxito, lo que deja una importante lección a su equipo de trabajo y los hace sentir más seguros de sus habilidades y capacidades.

Esto quiere decir, que cuando un líder usa su propia historia o la de otros líderes para crear un vínculo más fuerte con sus colaboradores, está fomentando que ellos realmente se sientan parte de un equipo y comiencen a trabajar como tal.

Tom Peters es un extraordinario ejemplo y varios de sus libros constatan este punto, especialmente Re-Imagina!

Ser un mejor lider

2-. Motiva
Conseguir que los colaboradores participen en las decisiones de la empresa puede atraer mejores beneficios de lo que uno cree.

Por ejemplo: el 80% de los empleados que participan en los esfuerzos de RSE, son conscientes del trabajo que se debe hacer para cumplir todas las metas, mientras que sólo el 44% de los que no son voluntarios mantienen la misma comprensión.

La fuerza de trabajo de hoy, especialmente en los millennials, quiere involucrarse en negocios que afecten positivamente al mundo que los rodea. Involucrar a los colaboradores en una iniciativa también es una buena manera de aumentar la conciencia sobre las políticas que su empresa ha puesto en marcha.

Mira este video con Miguel Laporta, director de sustentabilidad de HSBC México, para comprender mejor el tema.

3-. Reconoce y capacita
Compartir y desatacar el esfuerzo que hacen los colaboradores para cumplir de manera adecuada con sus actividades del día a día es una tarea importante que ningún líder debe omitir. Todo equipo de trabajo comparte sentirse mejor cuando es reconocido.

Aunque los colaboradores muestren estar capacitados para desarrollar su rutina laboral nunca está de más compartir con ellos diversos cursos que los motiven a crecer y explotar sus habilidades, además de involucrarlos en las diferentes iniciativas de la empresa.

Los líderes empresariales actuales y potenciales deben afrontar las cambiantes expectativas pues no es lo mismo liderar una empresa hoy a haberlo hecho hace 15 o 20 años. Es un mundo completamente distinto.

¡Cuéntanos! ¿Qué tipo de líder quieres ser tú?