Columnistas Ender Arenas: El debate

La noche del miércoles fue terrible, el aire acondicionado de la habitación que al principio botaba un chorro de agua que rodaba por la pared dañando la pintura de la pared fue corregido, pero terco el problema del aire empezó disparar pequeños chorritos de agua que me mojaban la almohada, este problema también fue solucionado, pero la terquedad de este aire es increíble, ahora pareciera que escupiera pequeñas gotitas de agua fría que nos bañan el rostro, mi mujer que duerme como piedra no se inmuta, pero yo paso mala noche.

Bueno el caso es que me quede rendido por el cansancio a eso de la 2 y 30 de la madrugada y allí se desplegó en mi inconsciente un verdadero sueño virguero, soñé que yo era noruego, carajo, de ojos azules y todo, inclusive el cabello lo tenía rubio.

Que vaina tan buena,! que país!, ¡que economía!, nadie quiere que nada cambie, todos vivimos (yo en el sueño) contentos con el sistema: los profesores universitarios (en el sueño yo daba clases en la Universidad de Oslo, una pendejada) los médicos, los jueces, los funcionarios, los políticos, los jubilados, los beneficiarios de los subsidios, coño los plomeros y los carpinteros, todo el mundo, inclusive los empresarios, los banqueros y los obreros. Que vaina tan buena es Noruega.

Cuando estaba en lo mejor, me estaba levantando una catira bellísima, otra vez el jodido aire acondicionado me despertó con sus escupitinas de gotitas frías que me caían en los ojos.

Nada, que mas, me lave la cara y me dije porque carajo Chávez y esta gente habrá escogido el modelo cubano dizque para arreglar un problema que no era problema y los venezolanos escogieron una gente que no iba a resolver nada y por el contrario crearon más problemas de los que había. Encendí mi móvil, para ver que escribía la gente en el whatsApp (los snob lo pronuncian: wasop) y me encontré con lo que debería haber comentado desde un comienzo: una entrevista de Ramos Allup, realizada por Vladimir Villegas, en la que Ramos dice, palabras más palabra menos: los adecos iremos a las elecciones regionales, inscribiremos candidatos. El argumento central es que de no ir se perderán espacios políticos y que pasaría lo mismo de 2005 en la que el chavismo se quedo con todo y hoy, de verdad, todavía lo padecemos, pues de allí emergieron las cuatro señoras del CNE y los chivatos del TSJ.

Al leer esto, yo me dije para mis adentro: aquí se va a armar un v….guero, dicho y hecho, allí mismo saltó la radicalísima María Corina Machado, llamando traidor a Ramos Allup y le dijo que si inscribían candidatos se irían solos.

Ninguno de los dos personajes argumentó más nada. Veamos: el argumento Ramos: “se perderán espacios”, carajo, Henry, mas. Espacios se han perdido ganando las elecciones, por ejemplo, tú ganas una alcaldía y te quitan las funciones, tú ganas una gobernación y te ponen encima un “protector”, tú ganas la Asamblea nacional y te declaran en desacato, incluso, los jefecitos militares del recinto parlamentario se posicionan tanto del Palacio Federal que te ofrecen y hasta te clavan un coñazo.

El otro argumento sobre lo ocurrido en 2005, son dos momentos diferentes: políticamente, socialmente y sobre todo económicamente y además, Chávez vivía. Estoy seguro que Ramos debe tener argumentos más sólidos que pudieran justificar su participación electoral.

Veamos a María Corina, hace una vaina que a mí en lo particular me a…. y es que hace suya la gramática chavista que tanto daño nos ha hecho: todos aquellos que no están con ella y con los atajos que ella propone es un traidor, un vendido… un enemigo y por supuesto alguien quien en secreto ha negociado con el chavismo, por tanto es execrado, fin del argumento. Bueno, la argumentación viene aderezada con una propuesta de gobierno de transición. Me gustaría hablar de lo inadecuado en la práctica de dicha propuesta, pero hace tiempo rebase los límites de este espacio.

Peor concluyo, que los actores de la mesa deben construir un gran pacto de reciprocidad, de respeto, realizar un profundo debate bien argumentado que evite los golpes efectistas. Seguramente, María Corina igual que Ramos debe tener mejores argumentos que esa pendejada de los traidores y del gobierno de transición. Pero todo hay que debatirlo, pues en realidad la oposición dirige moral y éticamente esta sociedad cuyo gobierno ha convertido a la corrupción en su estructura de dominio.

@RojasyArenas